Viajar por el Alma

Este blog es un viaje hacia los senderos del alma. Todo lo que en estos caminos se esconde, los paisajes bellos y también los tortuosos y oscuros. Todos están dibujados en nuestros pies y caminando descubriremos lo que se oculta En este camino os espero para compartir experiencias, buscando el aire fresco y el claro del bosque, donde parar y recuperar el aliento.

martes, 21 de septiembre de 2010

El Otoño llama


El otoño esta llamando a la puerta,
se avecina la estación de la nostalgia.
La vereda se transforma,el verde se apaga
y las hojas muertas crujen,
con la fuerza de las pisadas.
La niebla entra despacio, sigilosa en calma
se funde con nuestra piel cuando llega la mañana.
En estos días de cambio; cualquier tarde,
cuando la luz se apaga,
al mirar el horizonte un escalofrío nos encogerá el alma.
Sin quererlo el ánimo se entristece, la vitalidad se apaga,
la luz se vuelve gris igual que las montañas.
Llega el otoño por nuestros caminos y con él la vida pasa.

5 comentarios:

Viky dijo...

Noto mucha nostalgia y un poco de abatimiento en tu descripción del otoño y me recuerda el discurrir de la vida. Precioso tu relato como siempre Ane.
Para mí el otoño tiene un gran encanto, el rojo y ocre de las hojas, los paseos llenas de las mismas .El tiempo es más suave y la lluvia no ha llegado todavía, te permiten paseos si agobios y melancólicos que no tristes. Con la primavera son de las estaciones que más me gustan.

Ane dijo...

Es verdad Viky el otoño es una estación llena de colores rojos y anaranjados son muy bonitos y para pintar mis favoritos .
Lo que pasa es, que me gusta el verano, el sol la luz y hasta el calor y por eso me da pena que se acabe y me da bajon el Otoño.

Goldfinger dijo...

Mi estación preferida, los colores más vivos del año. Un saludo.

Lonias dijo...

Es precioso lo que has escrito,Ane,pero para mí el otoño no es triste. Lo encuentro lleno de paz, la luz es menos agresiva, los cielos están salpicados por las formas caprichosas de las nubes, las puestas de sol son espectaculares y en mi terraza renacen las flores libres del axfisiante calor.
Me gusta mucho tu escrito, pero me gusta el otoño.

Ane dijo...

A mi me encanta como tu lo has descrito, amiga tienes alma de poeta.