Viajar por el Alma

Este blog es un viaje hacia los senderos del alma. Todo lo que en estos caminos se esconde, los paisajes bellos y también los tortuosos y oscuros. Todos están dibujados en nuestros pies y caminando descubriremos lo que se oculta En este camino os espero para compartir experiencias, buscando el aire fresco y el claro del bosque, donde parar y recuperar el aliento.

sábado, 20 de noviembre de 2010


A María,
que hoy hace una semana que ya no está con nosotros.


Aceptamos la vida como un derecho propio. Creemos que nos pertenece y que no la perderemos hasta que seamos ancianos, y nos equivocamos.
La vida es un préstamo, y sea quien sea el que mueve los hilos, llamémosle en este caso hazar, casualidad, suerte, etc., no tiene en cuenta nuestros deseos ni nuestras necesidades. Cuando lo considera oportuno, y sin previo aviso en muchos casos, cancela el contrato.
El sábado canceló tu contrato de forma violenta, inesperada, dolorosa y absurda.
Cada fin de semana llegan noticias de motoristas muertos en la carretera, pero este sábado eras tú, María. Eras tú.
Esta vez el accidente no era anónimo para nosotros. Eras tú.
Tu nombre, tu rostro, tu sonrisa, tu gracia, tu juventud.
Y todo es diferente ahora. Incomprensiblemente diferente.
Tus padres, sin ti.
Tu marido herido, en un hospital y sin ti.
Tu perro, ahora durmiendo a mi lado, sin ti.
Tus amigos, sin ti.
Yo, sin ti.

Leí una vez que los dioses los eligen jóvenes. Sin duda tuvieron celos de tu vida plena, tu belleza, tu amor y tu alegría y te quisieron para sí.

Amanecer cada día y seguir vivos entre todos los peligros que nos acechan es un milagro. Tus milagros diarios terminaron el sábado, María.

No te olvidaremos con facilidad. El fulgor de tus verdes ojos y tu sonrisa nos seguirá deslumbrando cada vez que pensemos en ti.

Un beso, donde quiera que te encuentres.

Lola

6 comentarios:

Lonias dijo...

Gracias Ane por permitirme compartir el blog contigo. Necesitaba escribir este pequeño homenaje a mi amiga María.

Ane dijo...

Por supuesto Lola, para eso esta, para compartir entre todas.
Despues de leer lo que sientes en estos momentos, se me ha puesto un nudo en la garganta. A pesar de no conocer a María, me siento triste de pensar en su perdida y el vacio que ha dejado en todos, alguien tan especial como ella.
Un abrazo Lola

Lonias dijo...

Muchas gracias Ane por tus palabras, siempre tan cercana. Creo que todos debemos mirar a diario a nuestro alrrededor y darnos cuenta de la cantidad de gente especial que nos rodea, y disfrutar conscientemente de ellos antes de que desaparezcan. Dicen que realmente sólo disponemos del instante presente, el pasado está muerto y el futuro quizá no llegue.
Tratemos de vivir el hoy, el ahora.

agl.arteyseda@gmail.com dijo...

Lo siento mucho Lonias, se por experiencia propia que en estos momentos no podrás creer que el tiempo de permitirá cerrar el corazón a la rabia y al desconcierto. Esa sensación de que va entrar por la puerta en cualquier momento o que va a llamar. Pero el tiempo dejará que puedas recordarla con tristeza y amor.
Y recuerda que mientras este en tú corazón y pensamiento, en cierto modo seguira presente.

Viky dijo...

La vida nos ofrece de vez en cuando con estas sorpresas, que nos alteran y no entendemos.
El sufrimiento por la persona que se va, se une el de las personas de su entorno, solo el tiempo lo consigue amortiguar en parte.
Es un camino que pasa por la sorpresa, la rabia, la incredulidad de lo que pasa. Paseas por la calle y crees verla entre la gente o te vuelves creyendo oír su voz y todo ello te lleva a un desasosiego que te angustia.
Trata de ayudar al que más sufre su perdida y de recordarla con mucho cariño y con resinación.
Yo en estos casos hago un ejercicio de ver hasta en lo negativo de algo positivo, es muy difícil pero si lo consigues te puede ayudar mucho.Trata de disfrutar de pequeñas cosas.
Espero que te haya tramitado lo que te quería expresar, las palabras y yo no somos buenas compañeras, pero lo intento.
Muchos besos amigan, fuerza y animo.

Lonias dijo...

Muchas gracias a todas por vuestras palabras. Viky, no tengas miedo de escribir, aunque dices que las palabras y tu no sois buenas compañeras, no es cierto. Me ha llegado perfectamente claro tu mensaje de cariño y ánimo. Un beso a todas.