Viajar por el Alma

Este blog es un viaje hacia los senderos del alma. Todo lo que en estos caminos se esconde, los paisajes bellos y también los tortuosos y oscuros. Todos están dibujados en nuestros pies y caminando descubriremos lo que se oculta En este camino os espero para compartir experiencias, buscando el aire fresco y el claro del bosque, donde parar y recuperar el aliento.

martes, 23 de marzo de 2010

COSAS`PEQUEÑAS




COMO ME GUSTA RODEARME DE PEQUEÑAS COSAS.
Un lugar donde escribir, un poco de incienso y ....dejarte fluir.
trasladarte donde el alma te lleve y ayudada con un poco de música, el momento puede ser sublime.
Pero claro, nada es perfecto.
Cuando creo ambiente se me olvida el resto de los ocupantes de este pedazo llamado ! Oh, mi hogar¡.
!!! Que mal huele eso que quemas ¡¡¡
!!! Vaya música para dormir ¡¡¡
!!! Ya está la de las velitas¡¡¡ Cualquier dia incendias la casa.
¿ Qué escribes ? Yá estás con esas tonterias. BLA , BLA , BLA,.
Ay...es cuando me lo pienso.

_. A ver, si vás directamente al cuello, te arruinas la vida
aunque te quedes agusto, ya lo sé.

Entonces cierro el cuaderno, tapo el bic y espero.
Espero ansiosamente el momento maravilloso.
El dia siguiente, cuando les doy un beso y se van
cada uno a sus obligaciones. !! Por fin ¡¡
!!!! LA CASA ES MIA ¡¡¡¡¡

4 comentarios:

Ane dijo...

Es cierto que a veces te exasperan y te dan ganas de salir corriendo,o esperar a que se vayan, nuestros compañeros de casa, hijos y maridito.
Muy buena tu reflexión con esa chispa de humosr e ironia.

www.arteyseda.com dijo...

Que razón teneis, solo en la intimidad uno puede ser uno mismo.

Viky dijo...

Pero que cierto es, tu no cuentas, lo tuyos son chorradas, puedes esterar que tengo prisa y otro montón de disculpas para que tu no disfrutes de tu espacio y tus necesidades. Desesperante, el mejor rato del dia es cuando estas sola y pasas a ser dueña y señora de tu casa y no la chacha.

Lonias dijo...

Qué razón teneís. Eso que yo no me puedo quejar pues sólo somos dos y cada uno tiene su cuarto de trabajo propio para tener nuestra parcela privada y aún así hay momentos en los que, al quedarte sola sientes ese alivio . ! Uf, qué ancha¡ Me imagino con hijos, padres, tía o cosas por el estilo. Debe ser bastante agobiante.